La espectacular escultura de casi seis metros de altura está incluida en el Libro Guinness de los Récord como el mortero más grande del mundo

La historia de Macael está esculpida en mármol blanco. Una historia con más de 25 siglos a través de la que este municipio del Valle del Almanzora ha dejado una huella imborrable en el arte. Un legado de obras majestuosas alzadas en su ‘oro blanco’, como la Fuente de los Leones de la Alhambra de Granada, el Palacio Real de Madrid o el mismísimo Teatro Romano de Mérida.

Letrero de mármol a la entrada a Macael. | María José Martínez/QVEA

Macael y mármol son dos palabras inseparables. Sus canteras, muy próximas a la urbe, han sido explotadas desde tiempos muy remotos, convirtiéndose en la base de su economía y de la de gran parte de la comarca. En la actualidad, el pueblo es el mayor productor de mármol de España, y su prestigio y reconocimiento es mundial. Los macaeleros han sabido transmitir su riqueza y tradición de generación en generación, llegando a ser la cantería del mármol de Macael candidata a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Macael, un museo enorme de mármol blanco

Visitar Macael es visitar un museo enorme de mármol blanco. Su cultura se respira tan solamente con pisar su entrada, donde la bienvenida la da un enorme edificio de fachada curvada elaborada al completo con esta majestuosa piedra. Se trata del Centro Tecnológico Andaluz de la Piedra. Tan solo unos metros más adelante, se puede leer en una magnífica escultura de mármol blanco, gris y amarillo que hemos llegado a nuestro destino: Macael.

Cada rotonda que encontramos a nuestro paso no deja margen de error de su cultura, pues cada elemento está elaborado en su oro blanco. La amplia avenida de Andalucía nos dirige al encuentro con uno de sus monumentos más emblemáticos.

Por el instituto Juan Rubio Ortiz y el Colegio Público Nuestra Señora del Rosario la vida no se detiene y sus alumnos juegan animados en el patio. Enfrente, el alboroto habitual en el Centro de Salud y la farmacia, un gran punto de encuentro para los macaeleros. Otros salen de la consulta de don Enrique, o quedan para desayunar tras su cita con los dentistas Ana y Ambrosio. Antonio ‘Piscinas’ ultima sus menús en el Restaurante Los Membrives, muy reconocido por su gran cocina y por su delicioso ‘mero Membrives’. La rutina tiene mucho encanto en este pueblo donde todos son una gran familia, y hacen de su localidad un hogar para todos los visitantes.

El mortero de mármol más grande del mundo

Mortero más grande del mundo en Macael
El mortero más grande del mundo, en Macael. | María José Martínez/QVEA

Es prácticamente imposible no verlo. El mortero de mármol más grande del mundo corona la avenida. Una majestuosa escultura de nada más y nada menos que 50.000 kilos de mármol de Macael. La anchura de su base es de tres metros de diámetro, elevados hasta los 5,4 metros en la parte superior. Tal es su dimensión que en el año 2016 fue incluido en el Libro Guinness de los Récord como el mortero más grande del mundo.

Esta pieza es el reflejo de una de sus señas de identidad: un mortero clásico para machacar los ingredientes. Es un objeto muy popular que se ha convertido hoy en día en un icono turístico para el municipio almeriense, y que construye un homenaje a sus artesanos del mármol. Además, en los últimos años se ha hecho muy conocido por su utilización en las cocinas de los cocineros más prestigiosos.

Empresas locales, una grúa y algún contratiempo

Avenida de Andalucía en Macael. | María José Martínez/QVEA

La talla se comenzó a construir en el año 2015. En su elaboración participaron empresas locales como Grupo Cosentino y Pimar Stone, que cedieron el material para hacerlo. Además, los también macaeleros Arriaga Artesanos del Mármol se dedicaron a esculpir la obra, que está valorada en más de 300.000 euros.

Antes incluso de que existiesen los talleres de artesanía en el pueblo, su elaboración, desde el momento en el que se trazaba la pieza hasta que se tallaba con punteros y amolado, señalaban el final de una etapa en la que los jóvenes pasaron de ser aprendices a canteros.

Para su instalación en el encuentro entre la avenida de Andalucía y la avenida de Ronda fue necesaria una gran grúa y tampoco faltaron los contratiempos, pues el mazo gigante se partió cuando iba a ser colocado y consiguieron arreglarlo en tiempo récord.

El mortero más grande del mundo es solamente una de las grandes obras de arte que se pueden visitar en el pueblo, pues si nos adentramos más en sus calles y sus plazas podremos ver una réplica exacta de la Fuente de los Leones de la Alhambra, el recién restaurado Monumento al Cantero, o pasear por su bulevar repleto de escultura. Sin duda, Macael es cultura. Macael es arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.