La iglesia de Vélez-Rubio destaca sobre el conjunto urbano como una mole sólida y elegante que se eleva por encima de los edificios que la rodean como si de un faro se tratase captando todas las miradas de velezanos y visitantes desde 1768

Todos los caminos conducen a Roma, igual que cuando llegamos a Vélez-Rubio por la A92-N, todas las direcciones te encaminan hacia la iglesia de Vélez-Rubio (de la Encarnación), que emerge sobre el caserío siendo visible desde de los cuatro puntos cardinales llevando al visitante hasta su planta en la plaza del mismo nombre.

La señorial fábrica de la iglesia de la Encarnación, mandada construir por el décimo marqués de Los Vélez, Antonio Álvarez de Toledo, destaca sobre el conjunto urbano como una mole sólida y elegante que se eleva por encima de los edificios que la rodean como si de un faro se tratase captando todas las miradas de velezanos y visitantes desde 1768.

Siendo este “corona y centro, y descubriéndose por todas partes como su principal adorno” escribía el cura Antonio José Navarro, contemporáneo de las obras de la iglesia. Esta construcción dieciochesca que sobresale en belleza es la obra cumbre del barroco en la provincia de Almería.

Historia de la iglesia de Vélez-Rubio

Iglesia de Vélez-Rubio. | Lázaro Martínez/QVEA
Iglesia de Vélez-Rubio. | Lázaro Martínez/QVEA

La monumentalidad de la iglesia de Vélez-Rubio y su ornamentación tanto interior como exterior captan la mirada del viajero que se queda sorprendido ante tan bello edificio. Pero para llegar hasta aquí, la fatalidad quiso que el 4 de marzo de 1751 un terremoto de considerable intensidad sacudiera Vélez-Rubio, destruyendo por completo la antigua parroquia de San Pedro.

Ante esta situación, los vecinos suplicaron a don Antonio Álvarez de Toledo, décimo marqués de Villafranca y de Los Vélez, como patrono de los señoríos, que construyera una nueva iglesia.

Tras ordenar demoler por completo las ruinas de la antigua iglesia, encargó a fray Pedro de San Agustín que edificara un nuevo templo. La primera piedra se colocó el 25 de marzo de 1754 en presencia del administrador del marqués Pedro Ignacio Portillo, el alcalde y varios beneficiaros de la parroquia.

Quince años después de comenzar las obras se dieron por concluidas en diciembre de 1768 con la colocación de la última losa. Pero no sería hasta 29 de junio de 1769 cuando se bendijo el nuevo templo parroquial. El traslado del santísimo se efectuó el 25 de octubre del mismo año. Estuvo presente el marqués de Los Vélez y hubo diez días de festejos religiosos y espectáculos variados.

Con ocasión del 250 aniversario de este traslado, ha comenzado a celebrarse una recreación histórica de aquel acontecimiento que trajo hasta Vélez-Rubio cientos de vecinos de todo el marquesado de Los Vélez.

Exterior de la iglesia de la Encarnación

Detalle del escudo del marqués de Los Vélez. | Lázaro Martínez/QVEA

Antes de acceder al interior del templo, el visitante se queda sobrecogido por la impresionante fachada retablo pétreo con dos torres de 37 metros a cada uno de los lados. Es aquí donde todo el conjunto alcanza la máxima expresión decorativa y el mayor refinamiento artístico.

El retablo de piedra, dividido en dos cuerpos y un ático, invita al visitante a entrar a su interior. En el primer cuerpo destacan las figuras de San Blas y San Indalecio en sus hornacinas, patronos de Vélez-Rubio y de la diócesis de Almería.

Sobre el arco de medio punto de la puerta principal campea sobremanera el escudo heráldico don Antonio Álvarez de Toledo, duque de Montalto y Marqués de Villafranca y de Los Vélez, como constructor del templo. El escudo está divido en cuatro cuarteles en relieve, timbrado con una corona de tres yelmos y orlado por el collar del Toisón de Oro.

En el segundo cuerpo aparecen las figuras de San Pedro y San Pablo. Finalmente la fachada está coronada con un medallón oval con un altorrelieve de la Anunciación.

La iglesia de Vélez-Rubio, por dentro

Interior de la iglesia de Vélez-Rubio. | Lázaro Martínez/QVEA

La iglesia está proyectada con tres naves, crucero y cabecera recta. El alzado se resuelve por medio de pilares cruciformes y de contrafuertes profundos que cobijan capillas-hornacinas. Los muros articulados sobre pilastras entre los arcos en las naves laterales soportan las tribunas. Sobre el crucero se eleva una gran cúpula a 33 metros de altura apoyada sobre cuatro pechinas. En estas se encuentran tallados los cuatro evangelistas.

Si el visitante ha quedado sobrecogido con el exterior del templo, el interior es un cúmulo de sensaciones que elevan el alma hacia las alturas en actitud contemplativa y la mirada hacia el retablo de madera. El tema central es la Anunciación, mandado hacer por el obispo Claudio Sanz y Torres al escultor Francisco Antonio de Testa. En esta búsqueda hacia arriba se puede ver en el segundo cuerpo de la bóveda central un florón de estuco. Allí, una placa dice que “aquí cayo Lorenzo Duarte y no peligró. Año 1761”.

Órgano de la iglesia. | Lázaro Martínez/QVEA

En las capillas laterales se pueden contemplar a San José, la Virgen del Carmen, la beata velezana Dolores Sopeña o los titulares de diferentes hermandades y cofradías. Entre ellos, la Virgen de los Dolores, el Santísimo Cristo del Perdón y de los Afligidos y la Virgen de la Esperanza. O el Señor de la Caja, Cristo articulado del siglo XVII con el cual se escenifica el momento de la crucifixión el Viernes Santo.

Otro elemento a destacar es el órgano construido en 1771 por el maestro organero Guillermo Donoyen, siendo una de las piezas más importantes del templo.

Actualmente, se han reformado todas las vidrieras de la Iglesia destacando los motivos marianos, sobresaliendo la Inmaculada Concepción en la vidriera central.

La intensa visita a la iglesia de Vélez-Rubio, declarada Monumento Nacional en 1981, requiere después hacer parada en alguno de los bares que llenan la plaza de la Encarnación, centro de la vida social y religiosa de Vélez-Rubio. En el Martos, el Bar del Julio, la Peña Taurina o el Cortezas se degusta la rica gastronomía velezana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *